Eyaculación precoz y su tratamiento

Eyaculación precoz y su tratamiento

La eyaculación precoz no es una enfermedad y, por lo tanto, no deberíamos tratarla como tal mediante medicamentos que generalmente suponen un deterioro físico en el organismo. Ciertos medicamentos pueden potenciar la erección, pero ello no significa en modo alguno que solucionen el problema de la eyaculación precoz.

El hombre que tiene eyaculación precoz no es un enfermo, ni tiene los órganos genitales dañados; éstos pueden estar totalmente sanos, es decir, sin defecto físico/orgánico alguno incluso en hombres que han padecido siempre eyaculación precoz o en hombres que nunca han podido realizar el coito por este problema.
Podemos decir que el hombre padece eyaculación precoz por una falta de aprendizaje; en ello consioste la ausencia de control de la eyaculación, y, en consecuencia, el eyaculador precoz sólo podrá solucionar definitivamente su problema mediante un tratamiento dirigido al control de su eyaculación.
Consulte nuestro Manual del Tratamiento de la Eyaculación Precoz que presentamos a continuación, lea el libro La eyaculación precoz del Dr. Matesanz o adquiera nuestro Tratamiento audiovisual de la Eyaculación precoz.

Consulte ahora mismo nuestro tratamiento.

TRATAMIENTO DE LA EYACULACIÓN PRECOZ

CONTENIDO

1. Introducción
2. ¿Qué es la eyaculación precoz? ¿Quién es eyaculador precoz?
3. ¿A qué se debe la eyaculación precoz?
4. Consecuencias de la eyaculación precoz en el hombre, en la mujer y en la relación de pareja.
5. ¿Qué mueve al hombre a buscar una solución a la eyaculación precoz?
6. Cuándo se debe tratar la eyaculación precoz?
7. Cómo controlar la eyaculación.
8. Colaboración de la pareja.
9. Nuestro método para controlar la eyaculación precoz

INTRODUCCIÓN

La eyaculación precoz es una de las causas más frecuentes por las que muchas parejas no gozan plenamente en sus relaciones sexuales, si bien el hombre no es siempre consciente de la trascendencia que el problema tiene para la mujer [Y PARA LA BUENA RELACIÓN ENTRE AMBOS]
De los más de 6.400 hombres que han acudido a nuestra consulta con algún problema sexual desde (su apertura en) 1976, alrededor de un 48 % vienen con dificultades en el control de la eyaculación.
El 80 % de pacientes con eyaculación precoz padecen esta disfunción sexual desde el principio de sus relaciones sexuales y no han consultado antes su problema bien porque ignoraban si la eyaculación precoz tiene un tratamiento eficaz, porque no sabían dónde acudir o por desconocer o no dar la importancia que tenía para la relación de pajera.
Muchos hombres darían cualquier cosa por llegar a controlar su eyaculación perfectamente, pero hasta consultar con un profesional competente no lo han conseguido por mucho que se lo han propuesto.

¿QUÉ ES LA EYACULACIÓN PRECOZ?

Muchos de los hombres que acuden a nuestra consulta dudan de si lo que ellos tienen puede considerarse o no eyaculación precoz, y solicitan con frecuencia que les aclaremos lo que realmente se entiende por tal. “¿Cuánto tiene que tardar uno?”, preguntan.
Se ha intentado determinar cuándo un hombre tiene eyaculación precoz, por el tiempo que no puede resistir sin eyacular después de la introducción del pene en la vagina, llegando incluso algún autor a afirmar que si un hombre no llega a resistir 30 segundos después de la penetración vaginal, será eyaculador precoz.
Esta postura ha sido criticada por quienes consideran más bien la capacidad de reacción de ambas partes de la pareja, es decir, la posibilidad de que la mujer llegue o no al orgasmo. Según este punto de vista, debería considerarse eyaculador precoz aquel hombre que en el 50% de los coitos no deja satisfecha a su pareja por eyacular de modo prematuro / él antes de tiempo.
En la actualidad se considera que la eyaculación precoz es la incapacidad de controlar voluntariamente la eyaculación en el hombre, sea antes o después de la penetración del pene en la vagina.
Se habla de eyaculación precoz primaria cuando el hombre ha tenido este problema siempre, es decir, desde la primara vez que tuvo o intentó tener relaciones sexuales; se habla de eyaculación precoz secundaria cuando el hombre ha controlado la eyaculación al principio de sus relaciones, y meses o años después pierde ese control. Las causas de la eyaculación precoz secundaria son muy variadas, y puede estar relacionada con otras disfunciones sexuales en el hombre o en la mujer, problemas de pareja, situaciones o estados de estrés, tensión, ansiedad, temor a perder la erección, etcétera.
La eyaculación precoz o rápida supone una falta de control, de disciplina corporal, y, en consecuencia, todo hombre puede conseguir, mediante un aprendizaje adecuado, que su eyaculación sea un acto totalmente voluntario.
La falta de control de la eyaculación se convierte con frecuencia en un problema grave para la estabilidad de la relación de pareja cuando el hombre no resiste por lo menos un tiempo razonable, es decir, lo suficiente para que la mujer quede satisfecha [siempre que ésta no padezca algún otro trastorno sexual].

¿A QUÉ SE DEBE LA EYACULACIÓN PRECOZ?

En primer lugar debemos aclarar que la eyaculación precoz no es una enfermedad ni algo con lo que hayan nacido aquellos hombres que la parecen.
La causa de la eyaculación precoz no es la edad, ni la falta de experiencia, ni la mucha excitación sexual o hipersensibilidad sexual. La eyaculación precoz no se debe tampoco a algo físico, como problemas de frenillo, de fimosis, de testículos, de próstata, debilidad de un nervio o sensibilidad en el glande.
La poca experiencia sexual o las escasas relaciones sexuales tampoco dan origen a la eyaculación precoz si el hombre ha aprendido realmente a controlarla.
Las causas de la eyaculación suelen ser muy variadas, y deberse, incluso a desconocimiento, falta de información o preparación al iniciar las relaciones sexuales, al estado de ansiedad o inseguridad originado por otro problema sexual (como la disfunción eréctil), o a la falta de interés en prolongar el coito, a haberse convertido la eyaculación en un reflejo condicionado, etcétera.
Por consiguiente, el diagnóstico de la eyaculación precoz no precisa análisis de orina, sangre, ni de ecografías, y, menos aún, de inyecciones o seminogramas, como se prescriben a veces.
Cuando se explica al hombre que la eyaculación precoz no es un problema físico u orgánico hay quien piensa que él solo, con voluntad y esfuerzo conseguirá superarlo. Lo cierto es que no es suficiente querer y esforzarse, para conseguir superar el problema. En la mayor parte de los casos se precisa la ayuda de un profesional especializado que le presente el tratamiento más eficaz para su caso.

CONSECUENCIAS DE LA EYACULACIÓN PRECOZ

La falta de control de la eyaculación puede conducir a múltiples problemas que afectan al hombre, a la mujer y a la relación sexual entre ambos (Ver el libro La Eyaculación Precoz del Dr. Matesanz). La mujer y su sexualidad son con frecuencia las más perjudicadas de esta situación, aunque ella no es siempre consciente de esta realidad. La eyaculación precoz suele acarrear también graves consecuencias para la relación de pareja, que se va deteriorando con los años, y en ocasiones termina por deshacerse. La eyaculación precoz hace que la relación sexual se convierta en un acto no sólo insatisfactorio, sino insustancial, monótono, molesto, doloroso y hasta humillante.
Podemos resumir en tres puntos las consecuencias que, según nuestros estudios, suele ocasionar el problema de la eyaculación precoz, sobre todo cuando la relación persiste en este estado durante años: consecuencias para el hombre, para la mujer y para la relación entre ambos.

1. Para la mujer:

La eyaculación precoz no sólo supone reducción del tiempo de la elación sexual, sino que influye en que el tiempo de preparación sea escaso y a veces inexistente, en que se eviten los contactos y estimulación buscando de forma obsesiva la penetración rápida, sin atender a las necesidades de ambos, la mujer y sólo se ocupe de resistir el mayor tiempo posible, sin conseguirlo la mayor parte de las veces, y resultando una nueva frustración para ambos.
En estas condiciones es normal que la mujer que tiene relaciones con un hombre con eyaculación precoz no llegue al orgasmo, lo más frecuente es que, como consecuencia de no disfrutar de la relación, la mujer sienta cada vez menos ilusión por las relaciones, si antes tomaba la iniciativa, deje de tomarla, disminuya su deseo sexual o muestre una ausencia total del mismo, intente espaciar las relaciones y si continua el problema, rechace totalmente las relaciones.
Lo que no sabe el hombre ni mucho menos se lo imagina es que la mujer no sólo sufre la ausencia de satisfacción sexual ante una relación fugaz y apresurada, motivada por una eyaculación rápida, sino que después de una preparación adecuada y de que la mujer haya alcanzado un elevado estado de excitación sexual, el permanecer en ese estado sin terminar con el orgasmo puede ocasionarle molestias de todo tipo, molestias psíquicas, físicas y sexuales.
El hombre suele apreciar en la mujer, cuando la situación se prolonga, alteraciones nerviosas, dolores de cabeza, tensión, desgana por emprender cosas en común, pérdida de interés en general, disminución en la comunicación, etc. Hay otras consecuencias para la mujer, como el cambio de estado de ánimo, irritación, incluso alguna mujer llega a sentirse culpable de que su pareja eyacule precozmente.
Pocos hombres saben, no obstante, que tal situación puede llevar a la mujer a un estado de nervios insoportable, molestias físicas internas, que ante la indiferencia o incomprensión del hombre les lleve al mayor de los desconciertos, y puedan terminar con pérdida de control, enfados, reacciones violentas, agresiones, etc., al ver no sólo desatendida su necesidad sexual sino considerarse despreciadas, humilladas, desatendidas, y hasta violadas.
No es de extrañarse, pues, que la mujer en tal estado de ánimo intente evitar la relación sexual, poner dificultades ante nuevas relaciones, presentar mil excusas diferentes o negarse a ellas. En casos extremos, pero frecuentes, la mujer pierde todo interés, primero por la relación sexual, después incluso por el compañero, y piensa en la separación o busca alternativas para disfrutar de su sexualidad.

2. Para el hombre:

Las consecuencias negativas de una relación sexual en la que persiste la eyaculación precoz, no sólo se manifiestan en la mujer; el hombre se ve afectado también y sufre intensamente al ver disminuida o anulada su capacidad de hacer gozar a la mujer. Esta actitud puede calificarse de machista, pero el hombre sufre por ello, lo vive y siente así. Además él advierte con frecuencia un bajón en su estado de ánimo, en su seguridad y en su autoestima lo que le influyen sus relaciones con los demás. La propia satisfacción sexual se ve también afectada, llegando a disminuir la vivencia del orgasmo e incluso a no sentir las auténticas sensaciones eróticas y el placer del orgasmo. La ausencia de sensaciones placenteras en el orgasmo son frecuentes en el hombre que padece eyaculación precoz, llegando incluso a no percibir el orgasmo en absoluto, mientras la mujer le acusa de egoísta y de sólo pensar en su placer.
El temor al fracaso que experimenta el hombre después de una eyaculación precoz, le lleva a evitar las relaciones sexuales e incluso a relacionarse con mujeres. Pueden pasar años sin que se decida a iniciar una relación sexual con su compañera habitual, rechazando hasta las ocasiones en que su pareja toma la iniciativa. Esta situación genera no pocas veces un estado de angustia que se ve acrecentado por el temor a que su compañera busque al fin una relación más satisfactoria con otro hombre.

3. Para la relación de pareja

Las consecuencias de la eyaculación precoz no quedan sólo en efectos perniciosos en la vivencia sexual del hombre y la mujer, sino que alcanzan con frecuencia a la misma relación de pareja. La comunicación entre ambos suele verse afectada, a veces seriamente: disminuye la comunicación; se hacen cada vez menos frecuentes no sólo las relaciones sexuales, sino también otras atenciones y manifestaciones afectivas; se dan tensiones en la relación y, como consecuencia, aumenta la incomprensión mutua, los reproches, las peleas. Si se prolonga la situación sin buscar una solución, a veces la única salida que ven es la separación.

¿QUÉ MUEVE AL HOMBRE A BUSCAR UNA SOLUCIÓN A LA EYACULACIÓN PRECOZ?

Muchos hombres con eyaculación precoz acuden a la consulta sexológica con el deseo de solucionar su problema después de haber padecido esta disfunción sexual durante años y de haber vivido una relación muy deficiente para alguna de las partes de la pareja o para ambas, como consecuencia de la eyaculación precoz.
La razón por la que el hombre se decide a consultar su problema es muy variada; con frecuencia es el inicio de la relación con una nueva compañera, también las protestas o exigencias de la mujer, en ocasiones incluso las amenazas de separación por parte de la compañera. No obstante, la causa más frecuente por la que el hombre se decide a acudir al sexólogo es su propia frustración e insatisfacción sexual, por más que a veces le acuse su compañera de egoísmo y de sólo buscar la satisfacción propia. No faltan hombres que han sufrido esta disfunción sexual durante años sin haber acudido antes al sexólogo por ignorar que la eyaculación precoz tiene solución o porque incluso algún médico u otra persona indocumentada les ha dicho que no tiene solución.
No son raros, ni mucho menos, los casos en los que sólo una de las partes desea o busca solución al problema de la eyaculación precoz; unas veces es el hombre, otras la mujer. Con frecuencia el hombre no da mucha importancia al problema de la eyaculación precoz y se resiste o retrasa su tratamiento hasta que la situación en la pareja es insostenible, la mujer le obliga a que solucione el problema o incluso cuando se plantea ya la situación inevitable de la separación.
La pasividad del hombre en este sentido está a veces sustentada por la actitud de su pareja, que nunca ha mostrado interés en la relación sexual, o, cansada de no recibir satisfacción por el modo de actuar del hombre, muestra la mayor indiferencia hacia la relación sexual, no quiere saber nada del tema y se entrega a las labores de casa, al cuidado de los hijos o a su profesión.

CUANDO SE DEBE TRATAR LA EYACULACIÓN PRECOZ?

Indudablemente el hombre debería solucionar la eyaculación precoz cuanto antes, y esto por diversas razones: cuanto antes empiece, más seguridad tendrá en sí mismo, más rápida y fácil será la solución, antes podrán disfrutar de una sexualidad satisfactoria ambas partes de la pareja, y antes desaparecerán otras consecuencias negativas de la eyaculación precoz, como señalado más arriba.
Los sexólogos piensan que siempre que la mujer no llega al orgasmo por lo menos en el 50 % de las veces que realiza el coito, debería, con o sin su compañero, solicitar la ayuda de un sexólogo o especialista en problemas sexuales y de la pareja. Si tal anomalía se debe a que el hombre no resiste sin eyacular un tiempo prudencial (varios minutos) con el pene en una actividad sexual intravaginal, lo indicado será un tratamiento de eyaculación precoz; pero si el hombre puede mantener dicha actividad, sin que la mujer llegue al orgasmo después de haberse dado, por otra parte, una “prudencial” y adecuada preparación al coito por ambas partes, habrá que pensar que la mujer necesita la ayuda de una terapia para facilitar su reacción o respuesta sexual, terapia cuya oportunidad y naturaleza sólo puede determinarse después de un diagnóstico preciso en cada caso.

CÓMO CONTROLAR LA EYACULACIÓN.

El control perfecto de la eyaculación no se consigue mediante
• consejos, lecturas o charlas;
• tampoco con ningún tipo de medicamentos, sean inyecciones, pastillas, pomadas, cápsulas, pulverizadores, vitaminas u otros productos farmacológicos.
• ni con intervenciones, operaciones de fimosis, o tratamiento de próstata,
• ni con aparatos o instrumentos, por muy sofisticados que
parezcan.
También podríamos señalar que no es el mejor método ni más rápido la terapia de grupo o el psicoanálisis, ya que hay otro tratamiento más directo, rápido y seguro.
El único tratamiento científico, serio y eficaz de la eyaculación precoz es a través de un aprendizaje mediante ejercicios y técnicas muy concretas que debe aprender el hombre y practicar solo o con su compañera, si la tiene.
La evidencia clínica nos indica que una de las razones, quizá la principal, por las que el eyaculador precoz no puede controlar su eyaculación es porque no vive conscientemente las sensaciones del proceso de excitación previas al orgasmo. El obstáculo que le ha impedido tener tal vivencia puede deberse a múltiples circunstancias, situaciones o experiencias que habrá que determinar en cada caso; pueden ser simples situaciones ansiógenas, experiencias sexuales vividas con temor o angustia, inseguridad personal, inseguridad sexual, inferioridad ante la mujer o ante la sexualidad femenina, conflictos originados por experiencias traumatizantes con una mujer y que luego se generalizan a otras o a todas las mujeres, &.
De ahí que el tratamiento de la eyaculación precoz deba dirigirse inicialmente, aunque parezca una contradicción, a facilitar o aumentar la consciencia de dichas sensaciones pre-eyaculatorias en la relación heterosexual, a vivir con intensidad todo el proceso de excitación.

COLABORACIÓN DE LA PAREJA

La colaboración de la mujer en el tratamiento de la eyaculación precoz no es imprescindible, si bien puede ser de gran ayuda para la realización de ciertas técnicas terapéuticas. Por otra parte, la mujer suele valorar positivamente su integración en el tratamiento, ya que también participa en la relación y en las consecuencias negativas de la eyaculación precoz. El problema de la eyaculación precoz compete a ambas partes de la pareja.
Cuando el hombre no tiene pareja o no quiere que ésta participe es posible también un tratamiento; en este caso su esfuerzo ha de ser mayor, ya que todo el peso del proceso caerá sobre él y deberá ser consciente de que ha de entregarse con ilusión, tenacidad y constancia a los ejercicios que se le indiquen.

NUESTRO MÉTODO PARA CONTROLAR LA EYACULACIÓN PRECOZ

La Consulta del Doctor MATESANZ -con más de 30 años de experiencia en terapia sexual-, se ha especializado en el tratamiento de la eyaculación precoz, y ha desarrollado diversas técnicas y métodos, mediante los cuales Vd. puede, incluso, seguir el tratamiento en su casa.
La experiencia nos confirma que si el hombre sigue con rigor nuestro método, incluso aunque no haya logrado aún realizar el coito por eyacular antes -como es el caso de algunas personas-, conseguirá tener una relación normal, es decir, una preparación prolongada, una penetración con perfecto control de la eyaculación durante el tiempo que desee y, lo más importante, disfrutar de una relación intensa y completa.
La Eyaculación Precoz, el trastorno sexual más frecuente en el hombre, tiene fácil y segura solución. Las personas que no pueden acudir a nuestra consulta, tienen también la oportunidad de seguir un tratamiento desde su casa, siempre que una mujer colabore en el mismo. Nuestro método “Free Ejaculation”, mediante técnicas audio-visuales, presenta una solución para estos casos.
Después de un breve diagnóstico que puede hacerse en una entrevista, si el paciente no presenta ningún otro problema psicológico o disfunción sexual, recibirá el material mediante el cual podrá realizar el tratamiento.
Este material incluye seis sesiones terapéuticas grabadas en CDs, un DVD, un Manual, hojas de Autorregistro y nuestra supervisión y asesoramiento telefónico.
Las sesiones en CDs, de 30 minutos cada una, muestran ejercicios que el hombre hade realizar en casa.
La parte del tratamiento mediante DVD comprende seis sesiones, con una duración de 65 minutos cada una. En ellas se describe el modo de actuar en cada una de las fases. No se trata de CDS o videos en los que se exponen teorías, explicaciones, consejos o recetas mágicas; sino que dos modelos -un hombre y una mujer- van realizando las técnicas que deberá practicar en casa el hombre con una mujer hasta controlar perfectamente la eyaculación, si siguen fielmente el modo de actuar que se les indica.
El Manual de instrucciones, que acompaña al método, contiene la información precisa para que cualquier hombre, aún sin conocimientos en terapia sexual, pueda seguir con éxito el tratamiento de la eyaculación precoz.
El método va acompañado de Hojas de Control o Autorregistro, para anotar en cada sesión los datos que le ayudarán a conocer los resultados. La experiencia nos indica que estos registros son muy importantes no sólo para tener un seguimiento del proceso, sino para localizar posibles fallos del hombre o de la mujer en la realización de los ejercicios.
Mediante el asesoramiento telefónico, el hombre tiene la total seguridad de que en cualquier momento del tratamiento puede consultar al Dr. Matesanz por teléfono cualquier dificultad o duda que le pueda sobrevenir.

2 Comments

  1. avatar

    Hola, necesito de su ayuda, siempre e tenido eyaculaxion precoz pero aveces lo podía controlar, ahora ya no puedo 1a2 minuto penetrando me dan gana de acabar.
    Me siento muy mal incompleto con miedo de fracasar

    Reply
    • avatar

      Mauricio, gracias por acudir a nosotros. El problema que comentas tiene solución con un tratamiento adecuado. Los consejos no sirven si se desea solucionar el problema definitivamente. El tratamiento depende de múltiples factores y hay que adaptarlo a cada persona. Para poderte ayudar tienes que ponerte en contacto con el doctor en el móvil 640 24 70 99. Un saludo

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>