¿Resulta placentero el sexo para las mujeres?

¿Resulta placentero el sexo para las mujeres?

¿En qué medida es placentero el sexo para la mujer?

Son muchas las mujeres que no tienen una vivencia sexual satisfactoria. La sexualidad para ellas es un tema que les ha creado emociones y sensaciones negativas: sienten ansiedad, temor, culpa, dolor, vergüenza, inseguridad e insatisfacción. Tienen miedo a “no ser normales”; no se sienten satisfechas sexualmente y no tienen muy claro si su problema tiene solución. Dejan correr el tiempo pensando que pasará. La relación con la pareja comienza a deteriorarse, la comunicación se empobrece, “no se toca el tema”. Las dudas y los temores comienzan a invadir su estabilidad emocional y autoestima.

Según algunas investigaciones y el testimonio clínico, un alto porcentaje de mujeres están descontentas con su vida sexual. Los datos   de nuestra consulta  no difieren en gran medida de los de otras investigaciones. De un grupo de 340 mujeres tratadas en nuestra consulta en los últimos años, más de la mitad (el 56,8%) tiene problemas con el orgasmo. El 20,9 por cien tiene trastornos del deseo sexual y un 19,1 por cien sufre dolor en el coito o le resulta difícil o imposible realizarlo.

Los datos   indican que el problema más frecuente y principal por el que acude la mujer a nuestra consulta es la anorgasmia en el coito ( 29,2%) es decir mujeres que tienen dificultad o que nunca han llegado al orgasmo en el coito; el 27,6 por cien nunca han experimentado un orgasmo a través del coito ni por otro tipo de estimulación.  El siguiente problema  presentado por la mujer es el de la inapetencia o falta de interés sexual (20,9%), ésta puede ser primaria (cuando la mujer manifiesta inapetencia desde siempre) o secundaria (si ha ido perdiendo con el tiempo el interés o el deseo por mantener o iniciar relaciones sexuales).

Respecto al trastorno del dolor, el 12,9 por cien de nuestra muestra presenta un problema de vaginismo y un 6,2 por cien sufre dolor en el coito (dispareunia). Diversos autores agrupan estas dos categorías en una

sola, por tener características comunes, por ejemplo, el miedo al daño, a la penetración que suele ser la más frecuente; pero la diferencia fundamental que distingue el vaginismo  del dolor en el coito, llamado también dispareunia, es la imposibilidad de realizar el coito. Ambos trastornos se caracterizan por la presencia no sólo del dolor sino de una gran ansiedad.

Cabe señalar que en los datos presentados  aparece el problema que la paciente considera como principal, es decir, el que realmente le preocupa y por el que busca solución. Sin embargo, esto no es siempre así de simple; el problema principal raramente se presenta solo. Al analizar la vida sexual de la paciente nos encontramos con que la dificultad que ella alude,  puede ser efecto o causa de otra. Así, es frecuente encontrar  mujeres que presentan como primer problema la dificultad o imposibilidad de llegar al orgasmo en el coito y, a su vez, manifiesten falta de interés sexual o inapetencia. Del mismo modo, una mujer puede quejarse de inapetencia y  quiere, por tanto, aumentar el deseo de mantener relaciones sexuales con su pareja, pero en realidad sus relaciones son siempre dolorosas e, incluso, a veces le es muy difícil realizar el coito por lo nerviosa o tensa que se pone. Por ello, la primera tarea del terapeuta será averiguar cuáles son las causas de ese dolor y tensión, y si ese es el motivo por el cual no le apetece tener relaciones. Con frecuencia, un problema sexual afecta de forma generalizada a otros  niveles de la respuesta sexual.

Del libro Placer y Sexo en la Mujer de Gloria Arancibia Clavel

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>